Dina Alejandra Bosch Ochoa es asesora de Blanca Alfaro, magistrada III del Tribunal Supremo Electoral (TSE). Bosch Ochoa es también hija de la magistrada de la Corte de Constitucionalidad (CC) Dina Ochoa, nombrada en la alta corte por el expresidente Jimmy Morales. Su voto siempre se inclinó a poner fin a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

Bosch Ochoa llegó al ente electoral como asesora, cuatro meses después de que asumió el nuevo pleno del TSE. Tan solo 17 días después de empezar a trabajar en la institución, dio positivo a Covid-19. Gerardo Ramírez, vocero del TSE:

-Publicidad-

-Publicidad-

El 21 de junio ella se presenta al Centro Médico y la prueba de Covid da positivo, el 18 de julio se vuelva a hacer la prueba y continua positivo y se refrenda el 25 de julio por Blue Medical donde continua con el virus.

 

Su contagio resulta un caso inédito: cuatro meses después de adquirir el virus la funcionaria no reanuda labores, pero cobrar su salario mensual de Q20 mil. No ha sido suspendida por el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS). Según el vocero del TSE:

En septiembre ella presenta un certificado médico a cargo de la doctora Mayra Lorena Garrido Ortiz, con colegiado 10320, con especialidad en medicina interna, en donde certifica que ha tratado a la paciente y que en ese momento se encontraba con “polimiositis secundaria” y que aún está sintomática y con tratamiento con inmunosupresores y que debía seguir suspendida ¿y esta devengando salario? sí.

Bosch Ochoa está contratada bajo en el reglón 022 como asesora de magistratura. Y el abogado Adrián Zapata Alamilla, explica en qué consiste esta relación contractual:

El 022 es una forma en la cual existe relación de dependencia y por lo tanto hay todos los derechos laborales del caso, la diferencia es que son contratos temporales.  Lo que no hay en el 021 y 022 es indemnización.

En este punto surge un cuestionamiento: ¿Por qué si la asesora de la magistrada cotiza el seguro social, no fue suspendida por el IGSS y cobra mensualmente? El portavoz del TSE responde que fue porque tuvo complicaciones y señala que casualmente la semana pasada el pleno emitió una resolución para corregir la situación, justamente luego de que este reportero planteó las consultas:

El pleno emitió una nota por medio de Recursos Humanos donde se le instruye a todo el personal que ha sido suspendido por médico particular que acuda al IGSS para determinar si continua la suspensión o se puedan incorporar a sus labores.

Guillermo Gándara, exviceministro de Trabajo, comenta sobre el caso:

Inicialmente lo que llama la atención es el pago de salario por la no prestación del servicio. Recordemos que la naturaleza del trabajo es “yo trabajo y tú me pagas un salario” cuando no existe esa relación dual perfecta no podemos hablar de que se estén haciendo correctamente las cosas y puede haber responsabilidad. Tanto de la trabajadora como de los empleadores al no existir una suspensión decretada por un facultativo del IGSS.

El exfuncionario de Trabajo, no obstante, señala que sí es posible la suspensión de corto plazo cuando hay prescripción médica en lo privado, pero no en este caso en particular. ConCriterio llamó a la clínica de la doctora Garrido, quien emitió los informes médicos de Bosch Ochoa, pero no respondieron; también se intentó localizar a la funcionaria, pero no fue posible.

Dina Alejandra Bosch Ochoa libró en 2017 una denuncia de la Contraloría General de Cuentas (CGC) por Q739 mil en compra de alimentos no justificados, cuando fungió como directora del programa “Jóvenes Protagonistas” del ministerio de Desarrollo Social.

El medio Soy502 publicó la investigación en 2017 y de acuerdo con sus datos, los auditores encontraron que se pagó la comida, pero no se realizaron todas actividades. Los auditores no pudieron presentar la denuncia, pues en ese año Carlos Mencos, entonces Contralor de Cuentas, emitió un oficio que estableció que las denuncias solo saldrían del departamento jurídico y no de los auditores.

NOTA DEL EDITOR: corrección y aclaración

La nota original ha sido sujeta de los siguientes cambios el 26/10/2020 a las 21:30

  1. El artículo describió a Dina Alejandra Bosch Ochoa como mano derecha de la magistrada Blanca Alfaro, pero dicha calificación no es precisa. El Director de Comunicación del Tribunal Supremo Electoral (TSE) explicó que la abogada es asesora del despacho de la funcionaria.
  2. Hubo un error al transcribir la palabra «asintomática» en las declaraciones del vocero del TSE cuando este indicó que la asesora es «sintomática» y, cuatro meses después, aún presenta síntomas de Covid-19.
  3. La empleada no fue suspendida por el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) pues no reunía las condiciones mínimas para gozar de dicha suspensión: debía reunir cuatro meses de contribución para que la Seguridad Social cubriera su enfermedad.