Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

Trabajadores de Salud y de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), decidieron plantarse frente al Congreso de la República para visibilizar el trabajo a que a diario realizan en el país.

Un hospital y oficinas jurídicas improvisadas fueron colocados en carpas frente a la sede del Organismo Legislativo, en demanda de mejor presupuesto para 2019.

El doctor, José María Avelar, de 54 años, y 27 de trabajar como médico,  de los cuales 13 ha laborado para el Ministerio de Salud y expresó:

 “Invito al Presidente  y al Ministro de Salud Pública a que gane lo que yo gano. A ver  si es capaz de mantener a una familia de una manera digna, eso obliga a muchos colegas a tener dos trabajos y eso decae en pobre atención que le damos a un paciente. ¿Doctor, con 27 años de servicio cuánto gana usted? Mi sueldo es Q10mil nominal, pero tengo que pagar IVA e Impuesto Sobre la Renta, entonces lo que gano son Q7mil 800”.

El doctor, ha decidido permanecer 72 horas engrilletado y con una cadena al cuello, como símbolo de esclavitud, ya que dice que es de esa forma como  se encuentran los trabajadores de la salud:

 “Quieren obligarnos a que actuemos de una manera vandálica, pero no lo vamos a hacer, somos profesionales de la salud pública y tenemos confianza de que nos van a entender”.

Mientras tanto, estudiantes y trabajadores sindicalizados de la USAC generaron caos en la ciudad,  su forma de protesta fue bloquear algunas vías importantes en la ciudad y en algunos departamentos del país, en rechazó al anuncio que se les reducirá el presupuesto en alrededor de Q269 millones.

En tanto, trabajadores del Bufete Popular decidieron improvisar oficinas jurídicas en la novena avenida de la zona 1.

Otto Arenas, director del Bufete, comentó:

Lo que queremos es mostrarle a la ciudadanía lo que el Bufete  Popular a través de la Facultad de Derecho realiza a diaria, que es brindar apoyo jurídico social a las personas de escasos recursos, sin ningún costo.

Arena dijo que una reducción en el presupuesto podría tener repercusiones administrativas y académicas por lo que instó:

Es necesario que el Legislativo y Ejecutivo se pongan de acuerdo  para que se otorgue el presupuesto que corresponde a la Universidad que constitucionalmente le corresponde.

Ambos grupos han dicho que si no son escuchados, se reunirán nuevamente en asambleas para buscar otras medidas de presión, siempre por la vía pacífica.