El presidente Alejandro Giammattei en su mensaje a la nación del domingo dejó en la población una expectativa, el anuncio que muchos esperan: flexibilización en las medidas para reactivar la economía del país.

Si logramos esta semana contener las cosas, les tengo una buena noticia: la semana entrante daremos pequeños pasos para regresar a la normalidad (…) entendemos que muchas personas están necesitadas de poderse movilizar y poder trabajar (…) si ustedes se portan bien, les prometo les prometo, que la próxima semana tendremos mejores condiciones para que podamos irnos integrando y recuperando de esta crisis económica”

Necesidad de movilización para ir laborar son dos palabras clave en el mensaje presidencial y en efecto: reactivar el transporte público es una de las propuestas del ejecutivo.

Pero poner en marcha de nuevo el servicio de trasporte, utilizado por unos 9 millones de personas en el país, de los cuales 2 millones se concentran en la capital, y en plena pandemia, supone cambios: el Ejecutivo y los empresarios de los autobuses ya se sentaron a platicar y tienen los primeros resultados de esas mesas de reactivación.

Edwin Amaya, representante de la Asociación de Propietarios de Autobuses Urbanos de Guatemala (Asopagua), una de las dos asociaciones que entre ambas suman unos 3 mil buses rojos. Asopagua moviliza unos 800 mil pasajeros a diario entre la capital y el municipio de Mixco, adelanta que entre las medidas solicitadas por el Gobierno está el límite de pasajeros: para cada unidad  30 personas, donde antes iban 2, ahora solo podrá viajar 1. 

Entre los ofrecimientos que le hemos hecho al Ejecutivo es que nos comprometemos a:

  • Sanitizar las unidades dos veces al día
  • Colocar dispensador de gel en las unidades
  • El piloto llevará guantes, mascarilla, lentes o alguna bata o traje.
  • Máximo 30 personas

Todo esto lo estamos haciendo en consenso con el Gobierno, para evitar un contagio masivo.

Entre esta organización y la Asociación de Empresas de Autobuses Urbanos (AEAU) suman unas 3 mil 200 unidades. Las dos entidades están en conversaciones con el Ejecutivo para acordar las medidas y arrancar de nuevo los motores.

Garantizar controles

El Transmetro mueve a unas 400 mil personas a diario por 120 kilómetros de la capital, el Transurbano lo utilizan unos 250 mil usuarios y el trasporte extraurbano es más utilizado en todo el país por 7 millones de usuarios. Édgar Guerra, de la defensoría de usuario de trasporte de la oficina del Procurador de Derechos Humanos, comenta:

Hay ciudades como Escuintla y Quetzaltenango que tienen un manejo de mucha población en trasporte público. Es el reto del gobierno, pues es mucha gente la que utiliza estos servicios.

Guerra señala que la participación de Policía Nacional Civil, personal de salud y de transporte será fundamental para cumplir con el distanciamiento social, uso de mascarilla y otras medidas para evitar contagio. Además, para incremento en los precios:

Se tendrá que garantizar el cobro y que los transportistas no se quieran recuperar a costillas de la economía de los guatemaltecos que ya está muy dañada. Que tengan cuidado que no vayan a cobrar Q3 o Q5 cuando la tarifa autorizada es de Q1.10.

El Transmetro y la Dirección General de Transporte respondieron que esperan los lineamientos que girarán las autoridades para aplicarlos. En el caso de la municipalidad de Guatemala, colocó líneas de distanciamiento en avanzada y esto generó dudas en torno a si al día siguiente se rehabilitaría. Los representantes de Transurbano no respondieron a las llamadas de este reportero.

En los municipios, los alcaldes también analizan como funcionarán: los moto taxis y taxis colectivos.