Armando Aguilar tiene 25 años y a diario se desplaza de la zona 18 a la zona 1 donde trabaja en una imprenta. Para él y miles de guatemaltecos la pandemia provocó que cada recorrido de la casa hacia el trabajo, sea un suplicio:  los buses del transporte colectivo dejaron de prestar servicio y 7 meses y medio después aún no reanudan funciones de forma regular. Este trabajador espera con ansias que se reactive el servicio, no porque le guste, sino porque su bolsillo está resentido:

En estos meses su presupuesto para trasporte se duplicó considerablemente: al mes, antes de la pandemia, gastaba entre Q400 a Q500, pero ahora ya sobrepasan los Q1 mil, si bien me va. Trabajo de lunes a sábado y hay días en que me toca pagar Uber y a veces por mucho tránsito cobran hasta Q60. Al final, la pandemia si afectó mucho.

-Publicidad-

-Publicidad-

El Transmetro y Transurbano ya funcionan, pero los buses rojos siguen estacionados en los predios y no hay señales de reactivación. Magaly Méndez, otra usuaria:

Hay rutas en las que necesito los buses rojos y me veo en la necesidad de tomar un taxi o moto taxi y ellos están cobrando entre Q10 y Q15.  Antes, a la semana gastaba unos Q60 y ahora unos Q100. El Transmetro me ha ayudado, pero para la otra mitad del camino, necesito tomar taxi.

La mesa técnica que se conformó con los empresarios de trasporte y las autoridades está en impasse. Edwin Amaya, de la Asociación de Propietarios de Autobuses Urbanos de Guatemala (Asopagua) señaló:

Realmente no hay ningún avance. Ya van tres semanas que no nos han convocado a las reuniones de la mesa técnica y la gente ya está desesperada.

 

 

Lo que se afina es una iniciativa de ley que busca entregar una subvención a los usuarios del transporte. Álvaro González Ricci, ministro de Finanzas Públicas, señaló que el documento está en fase de revisión y socialización.  Édgar Guerra, defensor del usuario de trasporte público, señaló que se espera que se aprueben Q70 millones para este subsidio.

“Si el Congreso aprueba, el ministerio de Finanzas tendrá que buscar los fondos y ahorita es buen momento porque hay instituciones que no han ejecutado ni el 85% y se pueden hacer algunos traslados de rubros que no tengan candado”.

En el pasado este, esta subvención, ha sido fuente de cuestionamientos, pues una de las condiciones para entregarla es que las unidades estuvieran en buenas condiciones, algo que no ocurrió. Ahora, las autoridades sacaran de circulación 630 autobuses deteriorados. Sobre esto añade Guerra.

Y los buses rojos que no llenan los requisitos de calidad y eficiencia no van a funcionar y ese es un acuerdo de la mesa. Los que sí son rescatables van a reacondicionarlos para que puedan prestar un servicio digno.

La capacidad para operar será de 50% y deberán aplicar todas las medidas sanitarias, entre estas, colocar dispensadores de gel y en este punto los empresarios piden que el gobierno corra con estos gastos dice Amaya: 400

Que cumpla el Gobierno con la reactivación y que nos apoye con la desinfección para que las personas tengan la seguridad de que un bus no va a ser foco de contagio.

En Mixco, el servicio de transporte está funcionando, pero el alcalde Neto Bran autorizó que la tarifa incremento en la tarifa y ahora el pasaje cuesta Q5 El funcionario de la PDH refiere que intervienen con las autoridades ediles para tratar de bajar la tarifa pues esto afecta la economía de los usuarios.

En la capital el servicio de transporte público es usado por unos 9 millones de personas y circulan unos 3 mil buses.