“La Chula”, una locomotora que está en el país desde 1971, encendió sus motores ayer martes para probar su salida de nuevo por los rieles donde recorrió el país hace muchos años. El tren urbano, que cuenta con 4 vagones, tiene la capacidad para transportar a unas 250 personas y el próximo sábado se echará a andar como  alternativa de trasporte en la ciudad.

El tren urbano es un proyecto temporal que circulará por 22 meses en el marco del plan para la construcción de un metroriel eléctrico en el país. Luis Fernando Villatoro, administrador único de Ferrovías de Guatemala, comenta:

Ferrovías tiene participación en el derecho a la red ferroviaria para la implementación del Metroriel, que es un sistema mucho más avanzado. El sábado básicamente se van a hacer algunas pruebas operativas. El propósito es asegurarse que el derecho de vía esté en condiciones, que no hay inconveniente con rieles, durmientes u otros elementos para que circule el tren.

Recorrido

El tren urbano se implementará por fases, en total se espera que sean utilizados 24 kilómetros de vías ferroviarias. Ricardo Quiñónez, alcalde de la capital y uno de los impulsores del proyecto:

El trayecto es desde los patios de Fegua en la 18 calle hasta La Ermita zona 6, son 3 kilómetros de transporte alternativo para los guatemaltecos. En una segunda etapa el tren se extenderá desde la Ermita a Pamplona, con esto recuperaremos 3.5 kilómetros y luego de Pamplona a la Atanasio Tzul con lo cual se completarán 12 kilómetros.

Servicio y nostalgia

Villatoro explicó que para 2022 se espera haber recuperado la línea del tren, durante este tiempo además de revivir recuerdos esperan que pueda apoyar al sistema de transporte público.

Nosotros esperamos que signifique un alivio social. Estamos conscientes que no va a ser una gran solución, pero será una alternativa para el guatemalteco.

El proyecto en su primera fase necesitó de una inversión de Q2 millones, actualmente se trabaja en la señalización y limpieza del recorrido. Posteriormente, el Metroriel, un tren eléctrico de Q700 millones bajo la modalidad de alianza público-privado, sustituirá este modelo de trasporte público.