Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

Arrancó la campaña electoral 2019 y uno de los primeros ofrecimientos de campaña de tres candidatos fue: sacar al Ejército nuevamente a las calles.

Sandra Torres, aspirante a la presidencia por el Unidad Nacional de la Esperanzas (UNE) fue una de las primeras en salir a las calles el lunes para promocionar su imagen. En un encuentro con ciudadanos estas fueron sus palabras:

“Lo primero que vamos a hacer es sacar al Ejército a las calles otra vez, fortalecer la Policía Nacional Civil (PCN), poner cámaras y sacar las cárceles del área urbana porque de ahí salen las extorsiones y los presos los vamos a poner a trabajar”.

El mismo mensaje abandera la campaña de Roberto Arzú García-Granados, hijo del fallecido alcalde Álvaro Arzú, quien compite por la primera magistratura por la coalición de partidos PAN-Podemos:

Crimen organizado, mírenme a los ojos; una oportunidad van a tener o se rinde o se mueren. Sacaremos al Ejército a las calles le devolveremos la paz a las familias guatemaltecas.

Y como si fueran líneas del mismo guión, el tercer candidato con esa propuesta es Amilcar Rivera, exalcalde de Mixco y contendiente a la presidencia por el partido Victoria:

El Ejército lo están utilizando para hacer carreteras –que por cierto están en pésimas condiciones- están haciendo escritorios y en todas las escuelas faltan escritorios. Pero al Ejército lo vamos a usar para dos cosas: narcotráfico y lucha contra las maras.

En marzo del año pasado, luego de 22 años de la firma de los acuerdos de paz el presidente Jimmy Morales anunció el retiro de las fuerzas castrenses en apoyo a la seguridad ciudadana.

“Después de 20 años de que se ofreció separar al Ejército de la seguridad ciudadano, mi gobierno ya lo está haciendo, nosotros hemos trabajado en el fortalecimiento de Policía Nacional Civil”

El retiro del Ejército de las calles obedece al cumplimiento a los acuerdos de paz firmados en 1996, en cual se adquiere el compromiso de  fortalecer el poder civil y definir la función del Ejército en una sociedad democrática.

Nery Rodenas, Director de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado (ODHA) opina que estas promesas además de ser violatorias de acuerdos, reflejan desconocimiento de los candidatos:

Muchos gobierno han violentado este acuerdo de paz que establece cual es el papel que tiene que tener el Ejército en una sociedad moderna, para términos de seguridad ciudadana para eso existen fuerzas policiales; entonces eso demuestra desconocimiento total del papel que debe jugar, además de existir una contradicción con los acuerdos de paz.

Amilcar Rivera, presidenciable del partido Victoria responde que fue un error de Jimmy Morales sacar de las calles a los elementos castrenses:

Fue un tremendo error el que se cometió, en mi gestión como alcalde de Mixco fue que se incorpora el Ejército al apoyo en el municipio y vimos la baja en los índices delincuenciales es por eso que creemos que deben de regresar a las zonas rojas.

Cesar Romano, fiscal del partido de Sandra Torres, considera que hace falta profesionalizar a la PNC por lo tanto se requiere que los soldados continúen patrullando.

Aquí el problema es que no hay incremento de fuerzas de seguridad civil en investigación que sean un soporte para la seguridad ciudadana entonces existe necesidad de hacer estas operaciones conjuntas y no es que se necesite el Ejército en todos los espacio sino en zonas focalizadas.

Arzú García-Granados y su equipo  no respondieron las llamadas al cierre de la nota.