El domingo 15 de agosto corrió en redes sociales el vídeo que el profesor de educación física Jorge Mario Díaz Marcos, originario de Quezaltepeque, Chiquimula, transmitió su suicidio en vivo a través de Facebook. El docente hizo la pregunta: ¿alguien sabe qué es esto? Mostró a la cámara una pastilla de uso agrícola para curar maíz.

En ese momento alguien interrumpe y él esconde la pastilla. La mujer que habla parece intuir la situación y le habla desde la ventana de la puerta bajo llave donde el profesor docuementa su muerte:

Mario yo te voy a decir algo: no vayas a estar haciendo ninguna tontera porque vos sos estudiado, no sos ningún tonto. ¡Abrime la puerta!

-No te la voy a abrir, entonces me la tomo así. Ahí está, ¡los quiero, los amo, quiero que me recuerden con mucho cariño!

El profesor dijo que una decepción amorosa lo empujo a esa decisión.

La pastilla es de uso frecuente 

Fredy Calderón, ingeniero agrónomo del Centro Universitario de Jutiapa de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), comenta que en 2016 monitorearon el uso de esta pastilla agrícola y la incidencia de suicidios y documentaron que en 10 años 943 personas murieron por ingerirla:

Lo que se identificó fue que las personas que tomaron la decisión de tomar la pastilla letal fueron jóvenes. Acá en Jutiapa le llaman “la pastilla del amor”. Lo que yo no entiendo es por qué todavía es de venta libre en los agroservicios, si se sabe que es perjudicial y que muchos jóvenes han muerto; debería de haber regulación. ¿Cuánto cuesta? Entre Q5 y Q15, incluso acá la usan para control de plaga de ratas y en términos de una hora hay 10 ratones muertos.

Este es un fumigante sólido, elaborado con fosfuro de aluminio, carbamato de amonio e ingredientes que dañan órganos vitales en cuestión de 15 minutos para el deceso. El daño es irreversible.

Los resultados de toxicología del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF) son alarmantes y demuestran que su uso no parece aislado:

En 2019 se detectaron 232 casos de muertes asociadas a esta pastilla. En 2020, 203 y en los primeros 7 meses de este año la cifra suma 158 casos.

En la investigación de la USAC los profesores documentaron un caso. Cuenta Calderón:

El joven comenzó a agonizar decía: no puedo ver, ayúdenme sálvenme la vida. El médico dijo que ya no podía hacer nada porque le había invadido el hígado, ya se lo había deshecho y ahí murió el joven de 19 años. Es rápido, esa fue la evidencia. 

Debe eliminarse del uso agrícola

El ingeniero señala que incluso para uso agrícola debiera restringirse y promover el ajo para repeler al bicho que daña el maíz ya que:

Si Estados Unidos detecta que estoy usando esta pastilla no me recibe el producto. Hay componentes residuales que pueden dañar al ser humano, para que EE.UU. no les de cabida a estos productos es porque es letal.

En la capital los doctores responden que este tipo de intoxicaciones no son frecuentes.

Karen Hastedt, fundadora de AmaVida, una asociación de prevención del suicidio que surgió a raiz del suicidio de su papá, comenta que estas muertes solo se previenen con información. El tema es un tabú tanto en la familia como en las instituciones, pues no se registran como tal:

La misma familia dice “que vergüenza”, entonces los guatemaltecos no están educados para hablar sobre este tema. Ni el médico forense, cuando llena la ficha lo pone como otra muerte no como suicidio”.

 

Lea también: 

Hay niños que no volverán a la escuela: se suicidaron durante el confinamiento