Recibe los #ReportesConCriterio de Henry Bin, directo en tu buzón.

El próximo 15 de febrero se llevará a cabo el balotaje de la elección de Junta Directiva y Tribunal de Honor del Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala. La planillas que disputarán en segunda vuelta son  la 2, encabezada por  Ovidio Orellana, y la 3, liderada por el constitucionalista Stuardo Ralón.

Para integrar la nueva Junta Directiva los resultados del viernes fueron:

Publicidad
Publicidad
  • Planilla 2: 3mil 120 votos
  • Planilla 3: 3mil 305 votos

Mientras que para el Tribunal de Honor

  • Planilla 2: 3mil 030 votos
  • Planilla 3: 3mil 222 votos

Estuardo Samayoa, abogado penalista, dijo que hay preocupación en el gremio porque se nota que los procesos de elección continúan cooptados por quienes buscan impunidad:

“Estamos preocupados porque vemos que no importa quién resulte electo, en apariencia todo sigue como siempre,  pareciera incluso que algunos grupos ya están de acuerdo en quiénes deben ser electos como magistrados, sin haber hecho un proceso de selección. Hemos visto en el Congreso movimientos a favor de grupos para dirigir el Colegio. Lo lamentable es que hay mucho dinero detrás de la campaña de los profesionales y este dinero pone en duda qué beneficios o qué intereses podrían estar detrás y luego van a querer cobrar esas facturas”. 

En efecto, el día de las votaciones las diferentes planillas tiraron la casa por la venta para persuadir y agradar a los agremiados: música, asados, chicharrones y carnitas. Sobre esto Samayoa hace alusión a uno de los informes de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG)

 Evidenció que todos estos procesos estaban previamente pactado para que quienes ocuparan los cargos de magistrados beneficiaran a grupos específicos. Y recomendaron evitar este tipo de campañas costosas, para que luego no se diga: yo te di más dinero, entonces me tenés que favorecer más a mí. El problema es que no se tiene la certeza de quiénes pueden estar dando dinero.

El abogado y excanciller Gabriel Orellana opina que, aunque el Colegio tiene una cuota de poder en los procesos de elección de magistrados, no representa el absolutismo. Pero señaló que desde el Congreso hay esfuerzos para incidir en las nuevas autoridades:

 Hay muchos diputados que no se van a poder reelegir y están tratando de ver cómo se cubren las espaldas de las atrocidades que han cometido y de la responsabilidad que probablemente les van a ser deducidas. Entonces esto va a tener un peso muy grande en los que sean propuestos en las planillas de magistrados para poder ellos garantizarse esa inmunidad.

Orellana en  su plan de trabajo promueve pensiones dignas para los abogados; mientras que Ralón, propone la proyección social del gremio.