fbpx

Abierta la economía: la protesta sale de las redes sociales a la plaza

Escrito por Henry Bin

19 Ago, 2020

La aprobación ciudadana sobre cómo el presidente Alejandro Giammattei ha manejado la pandemia del Covid-19 ha ido en picada. La población que empieza a salir del encierro de cinco meses tiene críticas y demandas. En mayo y junio, un grupo de personas realizó una manifestación en vehículos en protesta contra el cierre a la economía y el fin de semana pasado, otro grupo ciudadano llegó la plaza a medias a protestar contra el Gobierno.

Durante esta crisis sanitaria, la encuestadora Protados ha publicado cuatro estudios que reflejan que el Giammattei pasó de tener en abril 83% de aprobación sobre el manejo de la pandemia a 49% en julio. El primer mes solo un 6% decía no estar de acuerdo en nada sobre la forma de llevar el tema y en julio el rechazo creció a 31%.

Algunos han decidido salir de su perfil de Tuiter y llevar a la protesta a la calle, pero Raquel Zelaya, presidente de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES), no imagina las plazas llenas:

El tema de no salir está bien metido en la prevención y es algo que se ha mantenido en el ámbito familiar. Entonces no tiene muchas oportunidades de multiplicarse, los grupos deben ser más estratégicos.

Las demandas han llegado por fases y el cuestionamiento más frecuente en estos días es: ¿dónde está el dinero?

Manfredo Marroquín, socio fundador de Acción Ciudadana, una organización dedicada a la fiscalización cree que mientras el Gobierno no cambié de actitud, la protestas aumentarán:

La gente realmente quiere saber dónde están esas millonadas aprobadas en ampliaciones y préstamos porque la ciudadanía no ha visto nada. Y cuando uno ve que después cinco meses los aportes del Bono Familia, que es el más grande, ve que el dinero no está llegando a la gente.

Protestas del fin de semana en la plaza de la Constitución. Foto: ConCriterio

Zelaya cree que el gobierno no es asesorado adecuadamente y que la falta de acciones, genera dudas:

Pequeños exabruptos se magnifican, se acumulan y provocan que haya este tipo de reclamos. Que se ponga en duda el dinero de la pandemia, la no ejecución es explicable, mas no justificable, por el embrollo de leyes que tenemos, pero hay formas de explicarlo amigablemente.

Álvaro González Ricci, ministro de Finanzas ha explicado que son Q12 millardos asignados a la pandemia, de los cuales están pendientes de ejecución Q7 millardos. Programas como el Bono Familia han sufrido retraso debido a modificaciones al decreto.

Los médicos, que están en primera línea de atención al Covid-19 también se cuestionan:

“No se utilizaron bien los hospitales temporales, se mantuvo un hermetismo sobre el Parque de la Industria y al final el Roosevelt, San Juan de Dios y Villa Nueva tuvieron que dar la cara y están batallando”

Son palabras del doctor Zagreb Zea, presidente de la Junta de Médicos del hospital Roosevelt, quien tiene otro reclamo:

La gente es muy buena y todos se han prestado para ayudarnos y eso se agradece; pero por qué seguimos con donaciones y por qué seguimos “pushiteando”, si se pidió un montón de dinero.

Otro cuestionamiento reciente a Giammattei ocurrió el lunes cuando acudió a Izabal y se reunió con Joviel Acevedo, líder magisterial que ha negociado pactos colectivos con gobiernos anteriores a cambio contener masivas protestas en las calles.

El Fundador de Acción Ciudadana ve esta alianza como un llamado de auxilio de Giammattei:

Recordemos que los gobiernos cuando ya estaban en una crisis de gobernabilidad severa, siempre acudieron a este dirigente sindical como un salvavidas para sacar manifestaciones artificiales de apoyo al Gobierno y en este se está haciendo a seis meses y refleja debilidad.

Tras las críticas y protestas con las que fue recibido en Izabal el presidente dijo:

“No podemos resolver las cosas con magia, las tenemos que resolver con voluntad y cariño por Guatemala”.

Además, refirió que los del sistema de salud son de 40 años de olvido.