fbpx

Accidente en Tuxtla: el dolor de viajar para identificar cuerpos de  familiares

Accidente en Tuxtla: el dolor de viajar para identificar cuerpos de  familiares

Escrito por José Manuel Patzán

16 Dic, 2021

Durante la madrugada fría del llunes último, María Xinic y Juana Chávez salieron desde Chajul, Quiché, hacia una morgue en Tuxtla en Chiapas, México, para reconocer los cuerpos de Domingo Giovani, de 17 años y Antonio Chávez, de 28 –hijo y hermano respectivamente– quienes murieron el 9 de diciembre cuando el tráiler donde viajaban hacia Estados Unidos se accidentó.  El ministerio de Relaciones Exteriores busca a más connacionales en nueve hospitales de ese país, pues cree que algunos están inconscientes.

El accidente dejó 56 muertos y 105 heridos, aunque las autoridades mexicanas no descartan que hubo quienes escaparon con fracturas y lesiones graves para seguir su camino hacia Estados Unidos o bien regresar a Guatemala.

A pesar de que Relaciones Exteriores ofrece apoyo para que los familiares de las víctimas tengan transporte y alojamiento mientras se cumple el proceso de identificación, ellos han han viajado por su cuenta para encontrar a sus familiares.

Óscar Díaz, hermanastro de Domingo, refiere que María Xinic y Juana Chávez, partieron con la esperanza de encontrarlos con vida, a pesar de la confirmación que les hicieron por medio de fotografías de que murieron.

“Los familiares de ellos se fueron a buscarlos a México, si es que los encontraron porque solo les dijeron que estaban en la morgue de un hospital y que tenían que llegar para identificarlos, pero desconozco si fue del Gobierno que les avisó. Los hemos llamado pero no contestan para saber qué pasó, para llegar a México son como Q400 los que van a gastar en pasaje cada uno”.

El viceministro de Relaciones Exteriores, Eduardo Hernández explica que por ahora hay dos guatemaltecos identificados plenamente por medio de familiares que viajaron a México y 12 cuerpos más están en proceso para confirmar si son connacionales.

Hernández, refiere que por ahora la identificación ocular es el método más certero y se pidió apoyo al Registro Nacional de las Personas (Renap) para que envié un equipo que apoye con identificación por medio de huellas dactilares. En caso de no lograr resultados certeros también se harán pruebas de ADN.  

 “Se habilitó el número 1541 de la Cancillería guatemalteca para dar información y también pueden acudir a las  delegaciones del Consejo Nacional de Atención al  Migrante –Conamigua– en Huehuetenango, Quetzaltenango y Jutiapa, para recibir asesoría si consideran que tienen familiares heridos o fallecidos. Activamos el call center desde el viernes pasado y hemos recibido de 20 a 30 llamadas diarias y Conamigua recibió 147 solicitudes de información”.

Entre 2020 y este año varias caravana de migrantes centroamericanos atravesaron Guatemala y México para llegar a la frontera con Estados Unidos.

La cancillería guatemalteca informa que los hospitales en México reportan 47 personas heridas en estado grave, 36 leves y 23 que han sido dadas de alta; además, hay 83 pendientes de retornar, de las cuales 19 son niños no acompañados y dos acompañados.

Sara Son, de Comunicación Social de la Cancillería guatemalteca, refiere que la mayoría de fallecidos y heridos carecen de documentos, por lo que es necesaria la  presencia de  familiares, aunque no tiene número de cuántos han recibido apoyo de esa dependencia para viajar.

Algunos ni siquiera quieren que se les apoye, sino que llegan directamente a la frontera o solo mandan fotografías para no viajar, por eso es importante que lleguen a las delegaciones para que se les apoye”.

Un informe del Programa Mundial de Alimentos con el apoyo del Instituto de Políticas Migratorias de EE.UU. registra que la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos registró alrededor de 1,8 millones de encuentros con personas migrantes de El Salvador, Guatemala y Honduras en la frontera entre Estados Unidos y México entre 2017 y octubre de este año. También documenta que desde 2018 se ha marcado más la migración de menores de edad no acompañados desde esos países.