fbpx

Con la súplica a Dios: ¡qué no se salga el río! el temor de cada invierno

Con la súplica a Dios: ¡qué no se salga el río! el temor de cada invierno

Escrito por Henry Bin

17 Jun, 2022

Los ojos de miles de guatemaltecos en este invierno están puestos en Dios. Y la petición es: que el río no se salga de su cauce. Esa es la única esperanza que albergan las personas que viven o trabajan en cercanías de los ríos más caudalosos del país.

“Pidiéndole a Dios que no se salga ese río, porque nos hace averías. Es bien difícil porque  vivimos o tenemos siembras en las orillas y la pasamos muy preocupados porque cuando esto está seco las autoridades no hacen nada”.

Elder Osorio, de 48 años, se refiere al río Motagua uno de los más temidos del país. Osorio ha trabajado la mitad de su vida para la productora de bananos Chiquita en Izabal y ha sido testigo de cómo el Motagua ha arrasado con las plantaciones en distintos años, como cuando el país fue impactado por las tormentas Eta e Iota.

 “Aquí son 7 fincas y de esas se perdieron la mitad”

Marvin Rodas, director de la escuela Punta de Caimanes en Izabal, dice que esa comunidad en el pasado ha sufrido inundaciones:

Aquí en Punta de Caimanes está todo bien gracias a Dios. Del lado de Morales y Amates el Motagua se está desbordando y están buscando algunos albergues. La creciente del Motagua es por Zacapa y Chiquimula y eso nos está afectando por acá.

 

Río Los Esclavos.

Amenazan poblaciones

Los ríos se convierten en una amenaza para sus poblaciones por su extensión, nivel de caudal y fuerza señala Fulgencio Garavito, encargado del área de Hidrogeología del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (INSIVUMEH).

El Motagua se encuentra entre una extensa lista de ríos que el funcionario del INSIVUMEH enumera de alto riesgo ante constantes y copiosas lluvias: (100)

  • El Motagua es uno de los más grandes del país y porque atraviesa muchas poblaciones.

Este pasa por 26 municipios. Pero hay otros que son pequeños, señala Garavito, pero importantes por los daños que han causado, por ejemplo:

  • El río San José e Xutaque en Chiquimula y son afluentes del río Grande de Zacapa.

Otros que han causado inundaciones en la parte costera de Santa Rosa, son: (220)

  • Río Paz y Los Esclavos, El río Margarita.  en el área costera.

El Coyolate también en la parte costera y el Cabus en Malacatán, San Marcos, también producen daños la agroindustria y zonas residenciales y el experto del INSIVUMEH, añade:

Hay poblaciones que están cerca de los ríos y son zonas muy planas y con mucha facilidad se pueden inundar. Y ríos como el Villalobos y el Michatoya pasan zonas muy habitadas y muchas de sus construcciones se encuentran dentro del cauce de los ríos y con una pequeña crecida causan problemas.

Desde que empezó el invierno la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED), han reportado 20 muertos, 636 mil afectados, 1 mil 347 viviendas con daños, 108 carreteras afectadas de las cuales cuatro fueron destruidas al igual que ocho puentes, entre otros datos:

Hasta ayer la CONRED tiene habilitados 9 albergues en Izabal, Alta Verapaz, Jutiapa, Zacapa, Sacatepéquez y San Marcos.

En 2020 las tormentas Eta e Iota, desaparecieron poblados completos, se dañaron 136 mil hectáreas de cultivos, afectaron a 200 mil familias y el gobierno estimó las pérdidas económicas en Q 897.1 millones:

Estimaciones generadas por el Ministerio de Agricultura, tras el impacto de ETA e IOTA, en 2020.