fbpx
Hundimiento Villa Nueva: ingenieros garantizan primera fase de reparación
En un plazo máximo de diez días, el paso de vehículos en el kilómetro 15 de la ruta al Pacífico quedaría habilitado cuando se rellenen las cavernas bajo el asfalto y el hundimiento que se originó hace un mes. Eso afirma el colegio de Ingenieros de Guatemala (CIG), luego la segunda fase consistirá en evaluar los colectores dañados para “encamisarlos” con materiales de alta calidad mediante “técnicas de ingeniería”.
Publicado el 14 Jul 2022

Hundimiento Villa Nueva: ingenieros garantizan primera fase de reparación

En un plazo máximo de diez días, el paso de vehículos en el kilómetro 15 de la ruta al Pacífico quedaría habilitado cuando se rellenen las cavernas bajo el asfalto y el hundimiento que se originó hace un mes. Eso afirma el colegio de Ingenieros de Guatemala (CIG), luego la segunda fase consistirá en evaluar los colectores dañados para “encamisarlos” con materiales de alta calidad mediante “técnicas de ingeniería”, aunque autoridades de la Unidad Ejecutora de Conservación Vial (Covial) prefieren no comprometerse con plazos. 

Silvio Orozco Castillo, presidente del CIG, quienes asesoran la reparación del área, dice que las máquinas no tienen alcance para reparar microcavernas localizadas, por lo que se utilizó “concreto pobre” o selecto para rellenarlas, con la garantía de que la erosión del suelo no avanzará y de esa manera terminar la primera fase de “emergencia”.

«Por cada capa de selecto o material calificado que se vierte, se pone una capa de geotextil para incrementar la capacidad del soporte del suelo, eso se hará hasta que se llegue a la superficie. La contingencia se resolvió adecuadamente. Ya solo faltarían las capas del pavimento para aperturar la vía».

Orozco dice que para efectuar estos trabajos se contó con la aprobación de ingenieros geotécnicos; sin embargo, el próximo viernes se reunirán con delegados de Covial para coordinar la segunda fase que comprende el estudio y reparación a largo plazo del colector principal y la red de tuberías.

«Hemos metido tuberías subterráneas que sustituyen a las actuales y las sellamos con material, inyectamos concreto por abajo y metemos una tubería de material flexible que es posible maniobrar desde el lado externo de la carretera, sin interrumpir el tránsito”.

Esta técnica fue utilizada en el kilómetro 45 de la ruta a Palín, Escuintla, en donde se repararon las tuberías, explica Orozco. Una tercera fase comprenderá la instalación de micropilares para reforzar la cimentación del puente que pasa por el hundimiento de Villa Nueva, debido a que se encuentra en un área vulnerable.

 ¿En qué asesoraron los ingenieros estadounidenses?

El 21 de junio último, especialistas del Comando Sur del Ejército de los Estados Unidos acudieron al lugar del hundimiento y anunciaron que apoyarían la inspección de los trabajos que se realizarán. Byron Morataya, vocero de la municipalidad de Villa Nueva, explicó que los extranjeros solo dieron su punto de vista sobre los trabajos que se efectuarían y con base en eso recomendaron la instalación de puentes prefabricados para permitir el tránsito.  

«Ofrecieron un aporte técnico para evaluar la viabilidad que tendría el tramo con la colocación de puentes acrow o modulares, porque tienen experiencia en este tema, para ellos es una mejor opción colocar estos puente por la falla que atraviesa esa parte y que podría ser un problema con el paso de los años».

Para habilitar el paso en el área del hundimiento se necesitaría un puente de al menos 90 metros de longitud, pero en Guatemala solo se cuenta con estructuras de 30 metros, según ingenieros. No obstante, el ministerio de la Defensa lleva a cabo un proceso para la adquisición de cinco puentes modulares para casos de emergencia que tendrían un costo de Q130 millones, según el portal Guatecompras.

Luisiño Sánchez, vocero de Covial, dice que hasta este miércoles el relleno en el hundimiento se encontraba a cinco metros de la superficie pero prefiere no mencionar fechas para habilitar la carretera.

«En temas de infraestructura y en casos de emergencia es complicado hablar de plazos ya que las condiciones climáticas ralentizan los procesos. Las lluvias han complicado los proceso de excavación y  relleno».

Sánchez explica que el agua pluvial que pasa por el hundimiento se desfoga a través de ocho pozos de absorción de 42 metros de profundidad, mientras se diseña un proyecto integral que tome en cuenta la falla geológica, la cantidad diaria de tránsito que pasa por el lugar, la sobrepoblación y el crecimiento industrial.