fbpx
Pacto con sindicalistas, gestión cuestionada y una virtual candidatura presidencial
El gabinete de gobierno del presidente Alejandro Giammattei, se desintegra de a poco: Pedro Brolo, de Relaciones Exteriores y Gendri Reyes, de gobernación fueron los primeros en dejar el barco y, quizá no serán los únicos. Fuentes cercanas al gobierno apuntan a que Claudia Ruíz, ministra de Educación, será la candidata presidencial de VAMOS en […]
Publicado el 27 Ene 2022

Pacto con sindicalistas, gestión cuestionada y una virtual candidatura presidencial

El gabinete de gobierno del presidente Alejandro Giammattei, se desintegra de a poco: Pedro Brolo, de Relaciones Exteriores y Gendri Reyes, de gobernación fueron los primeros en dejar el barco y, quizá no serán los únicos.

Fuentes cercanas al gobierno apuntan a que Claudia Ruíz, ministra de Educación, será la candidata presidencial de VAMOS en los comicios de 2023. Si Ruiz, o algún otro funcionario confirma su participación en las próximas elecciones, debería renunciar al cargo durante este semestre.

El artículo 212 inciso F, de la ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP), establece que a los funcionarios públicos que se postulen a un cargo de elección popular, deben presentar como requisito de inscripción una Constancia Transitoria de Reclamación de Cargos -finiquito- y, la fecha de emisión del documento no deberá ser mayor a seis meses del manejo de los fondos del Estado.

La convocatoria a elecciones generales será en enero y unos días después quedará abierta la inscripción de candidatos.

 

Claudia Ruíz, ministra de Educación.

Hay dos aspectos que juegan en contra y a favor de una virtual candidatura de la ministra de educación:

  • Sus dos años de administración son cuestionados:

Ana de Molina, exministra de Educación:

Me parece que hay una deuda social muy grande en el tema educativo, la cobertura educativa ha seguido disminuyendo y no digamos la calidad. No se tomaron acciones urgentes para mejorar el tema de tecnología.

Liliana Hernández, ex a la vicepresidencia por Winaq, en los pasados comicios refuerza:

No haya tenido una estrategia clara para superar las barreras que nos da la educación virtual y significa una exclusión para los niños de los distintos pueblos del país. Vemos una falta de propuestas y esfuerzos para superar los aspectos estructurales y que nos ha dejado la pandemia.

Un informe de 2021 el Banco Mundial (BM), apuntó a que la pandemia del Covid-19, causó en todos los países de Latinoamérica un rezago equivalente a dos años y medio de escolaridad. Pero Guatemala, Honduras, Panamá y Haití, casi alcanzan los 5 años de retraso educativo.

Y ese es un reproche para Claudia Ruíz:

Tuvo la oportunidad de tomar acciones, de hacer una gestión mucho más fuerte que requería el contexto de la pandemia, pero hay un grave retraso: en matemática y lectura, en donde estamos por debajo de otros países y en especial en la educación pública; así lo expresa la excandidata a la presidencia.

Presidente Alejandro Giammattei, en compañía del sindicalista Joviel Acevedo.

Por otra parte, hay aspectos que pueden favorecer a Ruiz, en una virtual candidatura, como su apego al Sindicato De Trabajadores de la Educación de Guatemala (Steg) y el pacto colectivo de condiciones de trabajo que discutieron en secreto y que contempla un incremento del 5% sobre el salario base a partir del 1 de enero de 2023, justo cuando arranca el año electoral. Pero este tema también es causa de cuestionamientos:

La exministra de Molina: yo no he estado de acuerdo que el pacto se vincule a un aumento salarial, porque originalmente no lo incluía, sino una profesionalización docente que le daba opción a incrementar el salario por mérito, no por una negociación política y menos en un año eleccionario que pueda ser considerado como un elemento de apoyo político.

Desde el sector privado tampoco es bien percibida la negociación con Acevedo. Diana Brown, directora de la Asociación de Colegios Privados:

“Lo observamos con cierta preocupación por el sistema educativo y el impacto en los alumnos”.

El magisterio a nivel nacional puede aportar, teóricamente, un poco más de un cuarto de medio millón de votos, ya que en el sistema hay 285 mil 289 docentes, aunque sindicalizados representan unos 80 mil. Esos números convierten al sector en un importante caudal de votantes y de presión. De Molina:

Yo tengo muy presente cuando se eligió a Portillo: 22 mil votos son la diferencia. Y en el caso de los maestros estamos hablando de más de 100 mil y cuando hay una negociación se condiciona a que se va obtener un beneficio si un candidato resulta electo.

Para esta nota ConCriterio, llamó y escribió a la ministra Ruíz y al sindicalista Acevedo; también se llamó a Neftalí Alarcón, representante de Vamos ante el TSE en los pasados comicios y actual diputado del Parlcacen, pero no respondieron.

 

Sobre <a href="https://concriterio.gt/author/henryb/" target="_self">Henry Bin</a>

Sobre Henry Bin

Periodista