fbpx
Periodistas guatemaltecos desafían las sombras del exilio
Desde 2022, periodistas han abandonado su país, refugiándose en México, Costa Rica y Estados Unidos, para protegerse de juicios que amenazan su libertad y criminalizan su labor.
Publicado el 30 Nov 2023

Periodistas guatemaltecos desafían las sombras del exilio

Este 30 de noviembre, Día del Periodista en Guatemala, el gremio cuenta el mayor número de periodistas en el exilio desde que concluyó la guerra: 26 reporteros, reporteras y editores han salido del país desde 2022 para protegerse de la amenaza de cárcel a través de juicios que criminalizan su labor. 

Se encuentran en distintos países: México, Costa Rica y Estados Unidos, especialmente. Aunque la mayoría prefiere mantener reserva sobre su suerte: temen repercusiones hacia ellos o sus familias que aún están en Guatemala. 

Gersón Ortiz, de 39 años, fue editor del diario elPeriódico durante 11 años hasta que el medio desapareció en mayo de 2023. Ortiz fue identificado y acusado de obstruir justicia, junto con 7 periodistas más del diario, por su cobertura al juicio a José Rubén Zamora, encarcelado a raíz de un caso llevado por la Fiscalía Especial contra la Impunidad, que lo señala de lavado de dinero. 

Ahora Ortiz trabaja desde otro país como editor del medio digital Plaza Pública y todos los días se conecta digitalmente para trabajar: “Ejercer esta profesión a la distancia es despertar cada día pensando en tu país, en tu familia y tus colegas. Estás físicamente a kilómetros, pero tu mente está en Guatemala. Es difícil adaptarse, no solo hay retos para tu profesión, a nivel personal, el exilio cambia tu plan de vida  

La violencia contra periodistas en Guatemala no es algo nuevo, tras la llegada de Alejandro Giammattei entre 2020 y 2023, la Asociación de Periodistas Guatemaltecos (APG) ha registrado en el país más de 439 agresiones contra periodistas y su trabajo. 

Trabajar desde el exilio presenta dificultades para los periodistas y las organizaciones no logran darse abasto para brindar cobertura a todos los exiliados, explica Evelyn Blank, coordinadora del centro Civitas, organización que protege los espacios de expresión. 

El impacto del exilio es muy fuerte, aun así algunos periodistas han tenido la oportunidad de continuar con su labor, pero como organizaciones sociales no estábamos preparados para atender tantos casos de exilio de periodistas. Muchos salieron con fondos de emergencia o proyectos de corta duración, entonces también hay un problema de subsistencia y una necesidad de apoyo financiero y legal”. 

Las principales amenazas a los periodistas, según APG son: restricción, acoso judicial, agresión física, ataque cibernético, difamación, censura, intimidación. También las agresiones se registran desde agentes de sector privado, en áreas de conflicto de tierras o incursión de industrias rechazadas por la población como la mina en El Estor. 

Alexander Valdéz, de 26 años, es otro de los periodistas en el exilio acusado de obstruir la justicia por dar cobertura al caso Zamora y cuya labor continua a través de sus redes sociales y para Prensa Comunitaria: “Es un reto informar a la distancia; significa adaptarse a nuevas modalidades y en un momento como el que vivimos donde predomina la censura, el acceso a las fuentes se hace cada vez más difícil continuar. Pero yo sigo con mi labor, creyendo que la ciudadanía tiene el derecho a informarse”.