fbpx

Se subestima el uso de la mascarilla: “es como tener puesta una vacuna, 90% de eficacia”

Escrito por Henry Bin

19 Ene, 2021

La ministra de Salud, Amelia Flores, descartó ayer implementar nuevos toques de queda para contrarrestar la propagación del Covid-19, pero prevé limitar las reuniones. Flores apunta que los encuentros de fin de años fueron propagadores del virus que hoy generan cifras por arriba de los mil positivos diarios.

Pero, quizá las congregaciones no sean no sean del todo culpables, sino que se ha subestimado el papel que juegan las mascarillas en la protección contra el virus. Alicia Chang, vicepresidenta de la Asociación de Enfermedades Infecciosas, hace una analogía importante sobre el uso de los cubrebocas:

“Las mascarillas utilizadas apropiadamente, son casi como tener puesta una vacuna: tiene arriba del 90% de eficacia, combinada como un distanciamiento apropiado es muy eficaz”.

 

 

La epidemióloga cree que el guatemalteco tuvo un falso sentimiento de que la pandemia se alejó; eso sumado a los regresos a las oficinas, reactivación del transporte y de nuevo, la mala utilización de tapabocas, no fueron la mezcla adecuada para protegernos:

Ya este año muchas empresas se plantearon la situación de “voy a tener de vuelta a mis empleados, porque si no regresan ya no los podré contratar”. El sector público con la pandemia debió dejar a sus trabajadores en casa, pero están de vuelta en las oficinas, que muchas veces son hacinadas, señala Chang.

Otros centros de aglomeración han sido los mercados y según las autoridades, grandes propagadores del Coronavirus. Por esta razón Salud y la Municipalidades implementaron laboratorios móviles en los mercados: La Terminal, la Central de Mayoreo y mercado El Guarda. Hasta el 28 de este mes estas clínicas harán pruebas de antígenos a inquilinos y visitantes con sospechas de portar el virus: en seis días ya se detectaron 150 casos en los tres mercados.

Édgar Méndez, propietario de una carnicería en La Terminal, está consciente que no todos cumplen las medidas:

Pero necesitamos acompañamiento del ministerio de Salud para concienciar, nosotros lo podemos hacer, pero muchos creen que estamos imponiendo.

El comerciante ha notado que muchos ya no usan la mascarilla:

“Como no ha habido mayor información, piensan que ya pasó y ya no la usan; somos como un 60% responsable: si vemos que la persona viene a comprar y no trae y les regalamos a una o no les vendemos, aunque muchos han dicho ¡ah sí para morir nacimos!”.

 

 

 

Marcelo Rojas, de 43 años, es un vendedor de flores en La Terminal, su preocupación es llevar a casa el virus y contagiar a sus hijos de 6 y 14 años.

“Nosotros le recomendamos a la gente que no tengan miedo, que se hagan su examen, porque si alguien oculta que está enfermo va a contagiar a los demás; nosotros tratamos de cuidar a nuestros compradores y, además, porque somos padres de familia”.

La mascarilla según los epidemiólogos llegó para quedarse por largo tiempo, por lo menos cuando el 90% de los ciudadanos estén vacunados.