fbpx

Una sanción levísima a la práctica que engrosó el ingreso del alcalde y concejales de Villa Nueva

Escrito por Henry Bin

2 Jun, 2021

La Contraloría General de Cuentas (CGC) reparó en la decisión que casi triplicó el ingreso de Javier Gramajo, alcalde de Villa Nueva: el aumento a las dietas del concejo municipal fue una decisión opaca y, por ende, sancionada.

La CGC impuso una pena de Q22 mil 750 a José Luis Alejos, secretario municipal, pues la comuna violó la Ley Orgánica del Presupuesto al no notificar del incremento al ministerio de Finanzas. Los auditores apuntan a una “falta de transparencia en la fijación del monto de dietas… al no informar del aumento”.

 

Javier Gramajo fue en 2020 objeto de noticias porque se convirtió en uno de los alcaldes mejor pagados del país: en un año el jefe edil de Villa Nueva cobró a la municipalidad, con la suma de bonos y dietas, Q1 millón 150 mil. 

El secreto de ese jugoso ingreso está en las dietas: al recién arrancar su gestión, en marzo de 2020, Rafael Barrios, integrante del concejo municipal por el partido Todos, propuso  un incremento a las dietas. El alcalde no se opuso ni razonó su voto. Así tanto el alcalde como los concejales subieron el cobro de Q2 mil 500 a Q4 mil por participar en sesión.  En ese mes los pagos al alcalde, por ejemplo, se desglosaron así: salario base Q30 mil, más Q3 mil 250 de bonificación, más dietas por Q74 mil 500. 

 

 

El sueldo del alcalde es de Q30 mil, más Q3 mil 250 de bonificación, pero a ello sumaba un promedio de Q 74 mil 500 en dietas mensuales.

Julio Vásquez, vocero municipal, apela a una laguna legal:

“No se tiene una certeza de en cuánto tiempo es el límite para poder enviar este informe. Y ¿en qué fecha se envió el informe a Finanzas? En el primer cuatrimestre del año”. 

Este reportero escribió al ministro de Finanzas, Álvaro González Ricci pero no respondió. También consultó a la Contraloría General cuántas alcaldes replicaron la práctica, pero no hubo respuesta.

Erick Coyoy, exministro de Finanzas:

En este caso no se le sanciona por el aumento desmesurado de las dietas -que sí debería existir un límite- y al no existir un tope, ellos están en su derecho de aumentarlo. Y ¿por qué al Secretario? Porque él tiene la obligación de informar.

El exfuncionario cree que estos hallazgos deben poner sobre la mesa la discusión real:

Que haya un límite legal a esas dietas y creo que es momento que el Congreso discuta este tema para que los funcionarios municipales no sigan abusando de este recurso. 

José Paredes, integrante de la Asociación Probienestar de Villa Nueva, tiene presente la promesa de campaña de Gramajo:

Prometía que en su gobierno iba a tener las dietas más bajas de los 16 municipios de Guatemala y no fue así. 

¿Cómo funcionan las dietas? Para que el alcalde Gramajo y los 15 integrantes del concejo municipal villanovano cobraran Q74 mil 500 por dietas en marzo, celebraron 18 reuniones. Esta comuna, a diferencia de otras, no fija un máximo de sesiones mensuales.

Otra municipalidad objeto de sanciones fue la capitalina: los 14 miembros del concejo municipal deberán pagar una multa de Q405 mil (Q28 mil cada uno), pues no fijaron el salario al alcalde y, en cambio, delegaron esa decisión en él. El alcalde devenga Q24 mil 919 mensuales de salario base.

Lyli Caravantes, Concejal Décimo, responde:

Esta reunión del concejo fue antes de que tomáramos posesión los nuevos, fue una sesión del 13 de enero y no conocíamos lo que ocurrió. 

El alcalde Ricardo Quiñónez respondió al contralor que, en efecto, un día antes de tomar posesión un acuerdo estableció “salario para puestos específicos” entre Q25 mil y Q38 mil. Estos puestos incluyen al alcalde, también sancionado con una multa de Q38 mil.

Quiñónez devenga un salario base de Q24 mil 919, más Q10 mil de gastos de representación, Q250 bono de incentivo y por cada reunión del concejo cobra Q1 mil 200. Por ejemplo, en diciembre 2020, su ingreso sumó Q49 mil 569.

 

Lea también: 

Los alcaldes cobran onerosas dietas en plena pandemia