fbpx

Elecciones Guatemala 2023: Manuel Baldizón ha vuelto

Manuel Baldizón

Escrito por Juan Luis Font

20 Ene, 2023

Él ya emitió un comunicado en el cual niega toda intención de ser candidato a la Presidencia. Lo difundió por medio de sus redes sociales, activas y bien afinadas para promover su imagen. Sus redes no han parado de emitir videos y fotos suyas recibiendo la comunión en una misa de acción de gracias después de salir de la cárcel, saludando con un beso a su padre anciano sentado en una silla de ruedas o junto a sus hijos, o saludando a personas que se acercan contentas a felicitarlo. Manuel Baldizón está de vuelta. Y hasta el más ingenuo sabe que habrá de jugar un papel en el proceso electoral y en la vida política nacional. Si no como candidato presidencial, algo que aún no puede descartarse hasta después del 5 de febrero en que se realice la Asamblea de Proclamación de candidatos del partido Cambio, fundado por sus hijos, sí como el líder natural de un grupo activo en la política nacional. Sobre todo, en una política que disfruta de la complaciente aprobación del sistema de justicia para todo lo que hace.

Observe los primeros mensajes que ha enviado: no piensa volver a confrontar el poder de la elite económica nacional. No quiere que lo vean más como una amenaza, sino casi casi como un amigo.

Baldizón dice tener por primer objetivo defenderse de las acusaciones en su contra. Y para eso cuenta con la ayuda concurrente del Ministerio Público más interesado en perseguir a quienes descubrieron y procesaron los delitos de los que se señala a Baldizón, que de hacerle pagar a él alguna pena.

En todo caso, Manuel Antonio tiene por delante al menos dos largos procesos, que no impedirían una candidatura suya. No ha sido vencido en juicio y sus derechos políticos permanecen intactos.

Ahora bien, el Registro de Ciudadanos o el Tribunal Supremo Electoral bien podrían denegar su inscripción bajo las mismas consideraciones que se le ha negado al expresidente Alfonso Portillo. Aduciendo que carece de idoneidad por haber sido condenado en Estados Unidos y por haber guardado prisión allá. Pero cuenta con la simpatía de una Corte Suprema de Justicia que él ayudó a elegir. Y está por verse si la Corte de Constitucionalidad, tan alineada con la Suprema como con el actual Ministerio Público que trata solícitamente a Baldizón, podría bendecir su candidatura alegando el derecho humano a elegir y ser electo.

En esa Corte Alejandro Giammattei y Miguel Martínez mantienen mucho ascendiente. Pero nadie sabe a ciencia cierta si Baldizón conserva la simpatía de Giammattei y de Miguelito. La delación de Jorge su hijo, el Testigo A, les causó un disgusto que vaya usted a saber si ya se habrá superado pese a que el muchacho luego se desdijo de lo dicho (coincidente por lo demás con los hechos: hay indicios que la campaña de segunda vuelta del ahora presidente se financió con fondos públicos robados al país por medio de contratos de obra pública sobrevalorados). Sólo la lealtad a prueba de fuego de la Fiscal General ha logrado librar a Giammattei de un proceso de antejucio merecido. Quien sabe si esa afrenta ya se habrá subsanado.

Pero en todo caso, Manuel Baldizón es un experto en restañar ese tipo de heridas. Y tiene capital político para garantizarles al Presidente y a Miguel un retiro plácido.

Baldizón, quien por estos días se encontraría midiendo por medio de una encuesta su potencial electoral, cuenta con reconocimiento a nivel nacional y con la ayuda invaluable de la televisión abierta y la radio de ese sistema. Sus herramientas políticas son poderosas.

Baldizón necesita salir bien librado de las acusaciones de corrupción sobre todo para recuperar los bienes que le han sido congelados. Y sabe que nada puede ayudarle más para conseguirlo que reunir poder político. Eso se logra ya sea concursando por la Presidencia o haciendo elegir una significativa bancada.

Carlos Pineda renunció al partido Cambio al darse cuenta que ya con Baldizón libre su candidatura presidencial no era para nada segura y al notar que el papá de los muchachos empezaba a hacer cambios en los listados de diputados para colocar en sitios clave a operadores suyos que habrán de hacer valer sus intereses en la siguiente Legislatura.

La vida ha vuelto a ser casi como antes. Y Baldizón no va a desperdiciar la oportunidad que tiene delante.